Vistas a la página totales

martes, 6 de febrero de 2018

Hola a ellos y a Ellas, aquí les dejo estas maravillas naturales, disfrútenlas, SALUD…OS


·         El Gran Agujero Azul es un gran sumidero de la costa de Belice. Se encuentra cerca del centro del arrecife Lighthouse, un pequeño atolón ubicado a 100 kilómetros de la costa de Belice. Tiene forma circular conun diámetro de más de 300 metros y una profundidad de 123 metros.​ Tras la última Edad de Hielo, hace unos 12.000 años, el nivel del mar subió, y esta caverna se inundó. Su cubierta se derrumbó y se formó así esta sima que alberga muchas especies de peces, esponjas y corales.​ Se cree que es el fenómeno más grande del mundo en su género. El Gran Agujero Azul es parte del Sistema de Reservas de la Barrera del Arrecife de Belice, Patrimonio de la Humanidad de la Unesco.​
Este sitio se hizo famoso por Jacques-Yves Cousteau, quien realizó una primera inmersión en 1960 y declaró este lugar como uno de los diez mejores sitios de buceo en el mundo. En 1971, Cousteau llevó su barco, el Calypso, al agujero para trazar sus profundidades. ​ Las investigaciones de esta expedición confirmaron el origen del agujero como típicas formaciones de piedra caliza cárstica, constituidas antes de la elevación del nivel del mar en al menos cuatro etapas, dejando salientes con profundidades de 21, 49 y 91 metros. Las estalactitas fueron recuperadas de cuevas sumergidas, confirmando su formación previa sobre el nivel del mar. Otros datos indican que también ha habido algún movimiento geológico y una inclinación de la plataforma subyacente.

·         El Espinazo del Diablo es una formación rocosa de la Sierra Madre Occidental de México, en el kilómetro 168 de la carretera que une Durango con el puerto de Mazatlán, y se observa lo largo 10 km. La carretera transcurre entre montañas y barrancos. Apenas nadie habita en la zona: podemos encontrar pequeñas aldeas y algunas casas solitarias.
Lo que se puede observar allí son las formas de las escarpadas montañas en función de cómo incide la luz y las sombras que provoca. Se dice que pueden verse las siluetas de tres frailes unidos y algunos dicen haber visto también la silueta del diablo.
Hay varias versiones que nos hablan del origen del nombre de este paraje. Una cuenta que  los impresionantes barrancos situados a ambos lados de la carretera permiten ver al Diablo. La leyenda local dice que cuando el Arcángel San Miguel arrojó al diablo del Cielo el lugar en que cayó es precisamente este, y que su espina dorsal formó la escarpada cresta de la Sierra Madre. Este trayecto ha tenido muy mala fama por muchas razones: hay muchos accidentes de coche y cientos de personas han fallecido aquí. Estas montañas han sido remotas e inaccesibles por mucho tiempo, lo suficiente como para que se utilicen para cultivar sustancias prohibidas como la marihuana y la amapola, por ello el índice de criminalidad en la zona es alto debido al tráfico de drogas.

Fotografía: panza_rayada
Tomado de: Mystérica, La cultura del misterio.

Ahora, esta maravilla de mi Tierra... (descarguen el video)

El grupo de exploración del proyecto Gran Acuífero Maya (GAM) logró conectar dos de los sistemas de cenotes más grandes del mundo: Sac Actun y Dos Ojos en Tulum, Quintana Roo.
La investigación comenzó la fase del proyecto en marzo en 2017.
Desde hace 14 años, el director de exploración del proyecto Gran Acuífero Maya, Robert Schmittner, buscaba esta conexión en el laberinto acuático. El GAM informó a través de un comunicado que esta conexión logra quitar el récord de longitud que tenía el sistema Ox Bel Ha, localizado al sur de Tulum, el cual medía 270 kilómetros (km).
Tomado del Diario Yucatán



jueves, 1 de febrero de 2018


Buen día a todos y a todas las turisteras, en cualquiera de conceptos en que se desenvuelvan, PRIMERAMENTE GRACIAS por sus msjs de felicitación y buenos deseos. Aquí les transcribo una reglas del “márquetin” que publica un reconocido catedrático europeo; considero interesante analizarlas y que cada prestador de servicios las interprete y aplique de acuerdo a las características de su negocio, por favor cuídense porque valen mucho, SALUD…OS!!



Entrevista al catedrático de turismo Xavier Font
"Si tenemos que crecer, debe ser de un modo que tenga el mayor beneficio para el destino"


2018 va a ser un año prolífico en noticias relacionadas con el crecimiento de empresas turísticas y destinos. Pero ese crecimiento puede no ser siempre del todo saludable o incluso encontrarse con cierta contestación social o política en determinados momentos y lugares. En la feria World Travel Market de Londres que tuvo lugar en noviembre, coincidimos con Xavier Font, catedrático de turismo sostenible en la Universidad de Surrey, Reino Unido. Font justo había acabado de pronunciar una conferencia sobre cómo el marketing puede ser una eficaz herramienta para promover un turismo más responsable en los destinos que desean crecer.
Xavier Font, en la feria World Travel Market de Londres.Xavier Font, en la feria World Travel Market de Londres.
Numerosas empresas y destinos están preparando planes de crecimiento para 2018. ¿Pero crecer en turismo qué puede significar?
Si tenemos que crecer, creo que debe ser de un modo que tenga el mayor beneficio para el destino. En inglés hay una expresión que dice "El crecimiento es vanidad y la rentabilidad es salud mental".
Una expresión bastante contundente...
En efecto: lo que necesitas mirar son los márgenes de beneficio. En cambio, lo que hacen muchos destinos es crecer en volumen pero cada vez tienen un margen de beneficio más pequeño.
¿Y cómo deberían reorientarse esos destinos entonces?
Primera regla: debemos buscar fórmulas de marketing y crecimiento donde se reduzcan los impactos medioambientales y sociales.
Por ejemplo, en Copenhague el 80% de toda la comida que compra el sector público -incluyendo la institución ferial de la ciudad- es orgánica. En la capital danesa además, el 70% de todos los hoteles están certificados como sostenibles. Y si quieres ser proveedor de un congreso en esa ciudad tienes que tener el certificado de sostenible, lo mismo si quieres operar un restaurante dentro de una feria. O eres sostenible o te quedas fuera de los contratos.
¿Todos esos certificados qué relación tendrían con el crecimiento?
Un indicador de crecimiento tendría que ser el porcentaje de nuestros servicios turísticos que son reconocidos como sostenibles, para de este modo tener un beneficio mejor en el destino.
Vayamos a la segunda regla...

Reduce la huella del carbono del transporte. Ya sabemos que queremos crecer. Pero atención, un turista que viaja a Barcelona, Copenhague o Amsterdam y pasa dos noches en la ciudad tiene la misma huella de carbono que un turista que pasa noches. Y es que más del 80% de la huella de carbono es el vuelo.
Si hacemos marketing para tener más actividad, hagámoslo para crecer en el número de noches, no solo en el número de clientes. De esta manera iremos mucho mejor. Así que otro indicador debería ser la huella de carbono por viajero y día. Para ello debemos encontrar fórmulas de marketing que nos permitan crecer mientras podamos reducir al mismo tiempo ese impacto medioambiental.
¿Cuál sería la tercera regla?

Normaliza el comportamiento de los viajeros. Está claro que cuando viajas por primera vez a un destino X te comportas como un turista. Pero si vas por segunda, tercera o cuarta vez cada vez vas conociendo algo más de las costumbres, etc. ¿Cómo es que el marketing que hacen casi todas las agencias de turismo es para atraer clientes de primera visita?
Será lo más fácil, imagino...
Nuestro marketing debería enfocarse a los clientes que se pueden integrar en nuestra cultura y economía mucho mejor. Un cliente que ha viajado varias veces al mismo destino ha desarrollado un cierto amor por el lugar y quiere comenzar a comportarse más como un local. No estoy diciendo a los destinos que dejen de crecer, pero pensemos de qué manera crecemos.
¿Cuál sería la cuarta regla?
Reduce la estacionalidad y redistribuye el turismo geográficamente. La campaña "101 cosas que puedes hacer en Nueva York" es muy potente porque te redistribuye el turismo. Y a escala mucho más pequeña, yo mismo he estado trabajando con destinos donde se hizo una lista de joyeros que hacen piezas a medida, o el visitante puede aprender a hacer artesanía, etc. A esa persona la ves pasar por la calle y no sabes si es un turista o un residente: simplemente ves que está gastando dinero en la economía local. Por tanto, un indicador importante sería el índice de saturación del turismo, algo que en este momento no miramos.
¿Y la quinta regla?
Compensa los impactos negativos causados por el turismo: aumenta el gasto de los visitantes en productos y servicios que beneficien el destino, promueve pequeños negocios locales, facilita el empleo de grupos sociales desfavorecidos...

Es decir, no miremos simplemente cuánto dinero gasta un turista, sino cómo ha repercutido ese dinero en el destino. Quizá un turista esté gastando menos, pero puede estar comprando un tipo de producto que repercuta mejor en la economía local. Por eso necesitamos una forma más sofisticada de recoger los datos sobre cuál es el impacto de gasto turístico.
¿Conclusión?
Crece en tu margen de beneficio, no crezcas en volumen.

martes, 30 de enero de 2018


Buen día a ellos y a Ellas, parece que ya llegó el verano nuevamente y el fin de semana se pronostican heladas, que va a pasar con nuestra SALUD… bueno pues a cuidarnos mucho; aquí les dejo una info sobre lo que los países industrializados señalan como el porvenir del turismo, hacen énfasis en la SEGURIDAD como el principal objetivo; habrá que analizar si nuestro gobierno piensa igual… luego lo comentamos… 
SALUD…0S


El turismo en 2018: Las diez palabras que marcan el rumbo
1.- SEGURIDAD
El riesgo terrorista está transformando la actitud de los viajeros, el paisaje de los destinos y las estrategias empresariales. Es la llamada nueva normalidad del turismo.
De hecho, el miedo a sufrir un atentado se ha convertido en la mayor preocupación para el 71% de los turistas, según una encuesta de World Travel Market.
Sin embargo, la consideración de España como un destino seguro ha ido a la baja tras los atentados de Barcelona y Cambrils en agosto de 2017.

En cambio, EgiptoTurquía Túnez probablemente volverán a ser duros competidores para España en 2018 viendo la favorable evolución de un indicador fundamental para estos destinos: la percepción de seguridad.
2.- CLIMA
Harvey
Irma María, los huracanes más destructivos de 2017, no sólo tuvieron en común su descomunal fuerza. Otra característica que preocupa a los científicos es que se fortalecieron muy rápidamente antes de llegar a tierra, pasando a categoría de "gran huracán" en pocas horas. 

Si este tipo de fenómeno se repite en el futuro como consecuencia del cambio climáticolos riesgos para el sector turístico también van a multiplicarse.
Por otra parte, olas de calor más frecuentes e intensas amenazarán el turismo en España. De hecho, en el verano de 2017 se registraron cinco episodios de calor extremo, un nuevo récord.
3.-CRECIMIENTO
La industria turística mundial continuará registrando cifras al alza en 2018, tendencia que se mantendrá la próxima década según las previsiones que manejan la OMT y las principales ferias del sector. El riesgo de terrorismo no frena los viajes, sino que simplemente los desvía de unos destinos a otros.

En este sentido, tres de cada cuatro directivos del sector turístico a nivel mundial prevé un crecimiento de la demanda de viajes en 2018, según World Travel Market. 

Cabe recordar también que 2017 se cerró con un aumento en el número de turistas internacionales cercano al 5%, según la OMT.
Empresas y destinos ya se están preparando para una nueva fase de crecimiento de la demanda y expansión internacional de sus negocios, lo que a su vez planteará múltiples retos.
4.- CHINA
Precisamente las estrategias de crecimiento de grandes cadenas hoteleras españolas se centrarán en el continente asiático. También los flujos mundiales de pasajeros aéreos se vienen desplazando hacia dicha región del mundo.
Y dentro de Asia, China tiene un protagonismo absoluto, con una estrategia claramente definida por el gobierno de Pekín de hacer valer en el mundo el peso de su economía también como un peso político y de este modo ser la contrapartida a Estados Unidos. 

Todo ello va a tener directas repercusiones sobre la geopolítica global y la industria turística a lo largo de 2018 y los próximos años.
5.-GATEKEEPERS
La distribución turística se prepara para vivir cambios acelerados a partir de este año pues cada vez será más fácil usar la tecnología sin conocimientos ni habilidades previas.
Y quien cada vez tendrá una mayor influencia sobre la industria turística serán los llamados “gatekeepers”: compañías tecnológicas como GoogleFacebookApple o Amazon, que controlan quién y cómo accede a internet, bien sea a través de sistemas operativos, apps de redes sociales, etc.
Y es que a medida que aumente la capacidad de dichas empresas para “adquirir” o fidelizar millones de consumidores, los operadores turísticos tendrán que replantearse cómo y cuándo colaboran con estos nuevos gigantes.
6.- CATALUÑA
Uno de cada cuatro viajeros internacionales que visita España tiene como destino la comunidad catalana.
Pero si la tensión independentista no se apacigua en 2018, el "procés" podría pasar factura a los ingresos por turismo extranjero, que ya registraron un frenazo en el mes de octubre.
Cabe recordar además que, ante la incertidumbre generada, en los últimos meses varias empresas del sector turístico han optado por trasladar su sede fuera de Cataluña, tal ha sido el caso de Best HotelsHotusaAxeleDreams Odigeo y Volotea.
7.- TURISTIFICACIÓN
Coincidiendo con episodios de turismofobia o protestas contra el turismo que se están produciendo en diversos destinos del mundo, cada vez más medios de comunicación hablan abiertamente del concepto "Turistificación".
Dicho término alude al impacto que tiene la masificación turística en el tejido comercial y social de determinados barrios o ciudades. 

Pero este mismo concepto puede ser usado también para atacar a la actividad turística en general, sin tener en consideración otros efectos económicos y sociales positivos del turismo.
Como resultado de este fenómeno, cada vez más destinos diseñan nuevas políticas turísticas a nivel local que se materializan en moratorias hoteleras, impuestos turísticos, restricciones al tráfico, etc.
8.-CONCENTRACIONES
En 2017 se produjeron quiebras de grandes compañías turísticas y aerolíneas, tal fue el caso de Monarch Travel GroupNikkiAirberlin o JT Touristik. Cabe recordar también que Alitalia ha arrancado su proceso de venta.
La desaparición de estas compañías y/o venta de sus activos repercutirá en menos competidores y procesos de concentraciones. Ello a su vez puede suponer un riesgo para determinados destinos.
Cabe recordar además que NH Hotel Group adoptará una resolución definitiva sobre la oferta de fusión propuesta por el grupo Barceló Hotel Group el próximo día 10 de enero
9.-P2P
A pesar de los ingentes esfuerzos de marcas como Uber o Airbnb para convertirse en una opción mayoritaria entre los consumidores, las plataformas P2P estarían comenzando a tocar techo.
A ello se añade que en España, a partir del 1 de julio, los intermediarios P2P de arrendamientos turísticos tendrán la obligación de identificar a los inquilinos y los caseros, así como dar a conocer los importes de las operaciones.
Y por otra parte Uber será considerada como una empresa de transporte en la UE y no una plataforma digital, según un reciente fallo de la Justicia Europea, de modo que las autoridades nacionales deberán exigirle licencias y autorizaciones como las que precisan los profesionales del taxi.
Habrá que estar pendientes, por tanto, no solo de la reacción de las plataformas P2P para adaptarse al nuevo marco legal, sino también de cómo responderán los fondos de capital riesgo.
Fondos que han invertido miles de millones de dólares en estas compañías, esperando rápidas ganancias, y ven ahora cómo se desvanece el mito de la supuesta economía colaborativa.
10.- Z
En 2018 alcanzan la mayoría de edad los jóvenes que nacieron en el año 2000. Son la llamada Generación Z (vienen detrás de los Milenials) y prácticamente han nacido con un smartphone en la palma de la mano.

Para ellos usar las tecnologías de la información (a la hora de aprender, consumir, pagar, relacionarse, etc) es algo tan natural e intuitivo como respirar. Su impacto sobre la industria turística va a traer una nueva oleada de cambios. ¿Estás preparado?

sábado, 27 de enero de 2018


Buen día para ellos y para Ellas, aparte del saludo afectuoso y desear sinceramente que estén bien, me permito transcribirles este artículo que se publicó en España y se refiere a la Capital de Nuestro Hermoso País, es una excelente promoción de algunos de muchos atractivos que tiene la ahora Ciudad de México, que para vivir es imposible, pero para visitar es una delicia; todos los climas en un solo día, basta y exquisita variedad de alimentos de todas las regiones de Nuestra República, infinidad de museos y atractivos culturales; entre los muchos sitios de diversión y entretenimiento… sí, una diversión garantizada para los visitantes y sobre todo que en cierta medida las autoridades han mantenido segura para los turistas, siempre y cuando no se salgan de las diversas rutas y zonas, aunque como bien sabemos, el riesgo está latente en todas partes; y como hemos leído y visto en noticias, no se escapan las ciudades de los países primermundistas, y mucho menos las ciudades de nuestro país vecino del norte, que continuamente nos descalifica por riesgo sin observar que ellos están peor… en fin; cada que viajemos, hagámoslo con precaución, no llevemos grandes cantidades de dinero encima ni lo mostremos en público, guardemos las joyas y si se puede usar un celular “chafita” que mejor, toda precaución es válida porque donde quiera que andemos, se nota que somos turistas: el caminado, la forma de hablar y la pronunciación; y por supuesto la innata curiosidad entre otras características. Cuídense porque valen mucho…  y cada que se pueda hagamos turismo, es una condición natural del ser humano, SALUD…OS!!

30 pistas infalibles en Ciudad de México

Del Museo Soumaya a los "chilacayotes" en mole del restaurante Quintonil, razones para redescubrir la apasionante Capital Mexicana una y otra vez.


foto: El Museo Soumaya, del arquitecto Fernando Romero, en Ciudad de México.  ALAMY

Hoy su nombre oficial es Ciudad de México, pero los que ya la visitaron cuando aún se conocía como DF a lo mejor quieren añadir a su recorrido por la megalópolis algunos planes que no hicieron en su primera estancia, pues con la fabulosa colección del Museo Nacional de Antropología, la casa de Frida Kahlo, la plaza del Zócalo y algún paseo más probablemente se les fue el tiempo en esta ciudad que no te permite cerrar la boca de asombro salvo para masticar las maravillas que se cocinan en la calle o en sus mercados y restaurantes. Decir que Ciudad de México es inabarcable y está llena de contrastes suena a lugar común, pero la realidad es que así es. Se puede empezar el día en una colonia (barrio) de alta alcurnia y terminarlo en otra zona mucho más modesta y abarrotada de gente de lo más diverso.


foto JAVIER BELLOSO

Nuestra mañana va a comenzar bastante ibérica, por ejemplo en algún local de la churrería El Moro, fundada por el navarro Francisco Iriarte en 1935. En la sucursal del centro, tras un cristal que luce con orgullo capas de grasa, se puede observar la cadena de montaje del churro, que en este caso es más bien una larguísima porra en su estado embrionario. Pero hay otras sucursales, como la de la Colonia Roma Norte (avenida de Álvaro Obregón, s/n), de aspecto más inmaculado, alicatadas de blanco y azul hasta el techo. Tan populares son sus chocolates bebibles, sus largas roscas de churro y sus versiones en miniatura llamadas “moritos” que hasta venden tazas y bolsas corporativas de recuerdo.

foto Museo Soumaya, en Ciudad de México. JOHN COLETTI GETTY

La Pulquería Insurgentes está especializada en dos de las bebidas tradicionales de México, el mezcal y el pulque
Con la energía que proporciona un desayuno así, trasladarse a Polanco y meterse dos museos —el Soumaya y el Jumex— entre pecho y espalda no supondrá una hazaña. El Jumex tiene un valor arquitectónico indudable, pues es la primera construcción del británico David Chipperfield en América Latina. Su misión es dar a conocer el arte mexicano contemporáneo, pero también programa exposiciones de pesos pesados del arte internacional como John Baldessari. A escasos metros se encuentra esa especie de Guggen­heim bilbaíno-chilango: la sede del Museo Soumaya en la plaza Carso. El edificio hay que reconocer que llama la atención: fue proyectado por el arquitecto mexicano Fernando Romero y se terminó de construir en 2011. En su interior se recorre la historia del arte occidental con algunas incursiones en la tradición oriental. También se encuentran materiales procedentes del archivo del escritor libanés Kahlil Gibran, cuyo legado es propiedad del museo. Como diría Josep Pla cuando vio las luces de Manhattan desde el barco: “Y todo esto, ¿quién lo paga?”. Pues bien, ambas el Museo Soumaya está financiado por el magnate Carlos Slim, parte de cuya colección se exhibe, y llevan el nombre de la que fue su compañera durante décadas: Soumaya Domit. Fernando Romero, veterano arquitecto que se formó con Rem Koolhaas y construirá ahora, asociado con Norman Foster, el nuevo aeropuerto de la ciudad, es, además, yerno de Slim.

Muchos saben que en Polanco se encuentra también el restaurante Pujol, de la estrella mexicana de la cocina de vanguardia Enrique Olvera; pero no tantos conocen Quintonil, regentado por su discípulo, el joven chef Jorge Vallejo. Como el cambio es favorable para el euro, saldremos de allí habiendo probado ricos platos (o “platillos”, como se dice en México, sin que eso implique raciones escasas) que apuestan por la recuperación de ingredientes y de tradiciones culinarias mexicanas. El menú degustación es casi infinito, pero también es interesante probar platos de la carta. Aunque su contenido nos resulte difícil de comprender en ocasiones (“chilacayotes en mole”, “salbute relleno de hongos de lluvia”), nuestro paladar no presentará dificultad alguna para disfrutar de los sabores, más si van con un margarita de hierbabuena como los que sirven para acompañar.
¿Queda hueco para un helado? Ojalá sí, porque en Polanco hay una sucursal de la histórica Nevería Roxy, fundada en la década de 1940. Aquí aprenderemos el vocabulario variadísimo para bebidas y productos fríos que maneja México: nieves, helados, sundaes y malteados. Elegir un helado con sabor a rompope, un ponche de huevo con canela y vainilla típico de Puebla, es honrar a México. Para la sobremesa hay que visitar la librería-café El Péndulo, que tiene en Polanco su sede más agradable, con sus irresistibles estanterías plagadas de libros y su terraza al aire libre.


fotoLa histórica Nevería Roxy, en Ciudad de México.

Ya toca alejarse de ese barrio y moverse por el centro. Trataremos de experimentar, aunque sea superficialmente, todo lo que ofrece: el kitsch fabuloso que lucen las
tartas de colorines de la pastelería Ideal, expuestas en el segundo piso para deleite de los visitantes. O la calle de Donceles y sus librerías de viejo, en las que se puede encontrar desde joyas bibliográficas hasta fotonovelas bizarras. Sobre Donceles se encuentra también el Café Río, donde sirven el mejor pastel de dátil con nuez de la ciudad.
foto Exterior del Museo Jumex, en Ciudad de México. IWAN BAAN MUSEO JUMEX

En Polanco están el Museo Jumex, proyectado por David Chipperfield, y el Soumaya, de Fernando Romero
Un secreto a voces del centro es la sinagoga histórica askenazi de la calle de Justo Sierra, 71 (sinagogajustosierra.com). Se encuentra en el interior de un edificio solo distinguible por la estrella de David. Su reapertura como centro cultural ha sido un éxito, y a ella se acercan a diario visitantes de todo tipo —laicos, religiosos, mexicanos y extranjeros— para conocer la historia reciente de México, en la que los judíos llegados del este de Europa formaron una numerosa comunidad. La sinagoga es calcada a una que existió en Lituania, si bien los candelabros del interior beben de la tradición artesanal mexicana, una prueba más del sincretismo que reina en todo el país. Además de las visitas guiadas por el interior del edificio, en la sinagoga se organizan recorridos históricos por el barrio, proyecciones de cine, talleres de cábala, conciertos de música sefardí y exposiciones de fotografía que revitalizan la vida cultural de la ciudad.
Alumnos de Diego Rivera
Cerca de la sinagoga no hay que perderse el mercado Abelardo Rodríguez, un edificio de 1934, época en la que los muralistas usaron las paredes públicas para expresar ideas con mensaje social. En las del mercado, alumnos de Diego Rivera como Pedro Rendón o Grace Greenwood Ames dieron lo mejor de su arte. Prestemos también atención a las cemitas que allí venden: unos bocadillos de carne con queso de Oaxaca, chile chipotle, una hierba llamada pápalo y aguacate. Se pueden comer allí mismo, y probablemente nos toque compartir mesa con otros comensales, pues es lo común en los restaurantes del interior del mercado.

foto Mariachis en la plaza de Garibaldi, en Ciudad de México. AGE FOTOSTOCK

Si alguien echaba de menos una galería de arte entre tanto bullicio, la encontrará en la Casa de El Hijo del Ahuizote. Instalada en la sede del diario satírico revolucionario de igual nombre, la galería funciona también como imprenta artesanal y centro cultural. No es fácil de ver porque está escondida en un edificio de la calle de Colombia, tomada por batallones de peluches, globos metálicos y muñecas de plástico inspiradas en Frozen o en lo que Disney mande. La lógica del bazar se adueña de la calle y es un espectáculo llegar a la hora en la que comienzan a desmontar los puestos.
Pero no es la calle de Colombia la única atestada de puestos de venta: el comercio en la capital de México es incesante. Lo nuevo y lo viejo conviven en el rastro callejero de Lagunilla, de visita obligada aunque no podamos llevarnos en la maleta una Olivetti de la época del neorrealismo italiano. De camino al mercadillo seguramente nos toparemos con algún altar en honor a la Santa Muerte y con no pocos mariachis. No ha de extrañarnos, pues estamos cerca de la plaza de Garibaldi, donde estos músicos ofrecen sus servicios a la clientela. Muchos grupos se dan cita en la entrada del Museo del Tequila y el Mezcal o también en el bar Tenampa. Allí acudimos al olor de sus parroquianos de antaño: Chavela Vargas, Cantinflas y Pedro Infante, entre otros. La experiencia de intensidad acústica está garantizada, pues para bien y para mal sonarán junto a nuestras cócleas violines, trompetas, guitarras y voces varoniles de mariachi.

foto La cantina Salón Tenampa, en la plaza de Garibaldi. JOHN COLETTI GETTY

Y al anochecer, cuando ya el bullicio del centro nos supere, siempre podemos refugiarnos en la Pulquería Insurgentes de la Colonia Roma Norte. Situada en una casa porfiriana decimonónica —es decir, de la época del presidente Porfirio Díaz— que en su día funcionó como cabaret, sus actuales dueños decidieron especializarse en dos bebidas tradicionales de México: el mezcal y el pulque, un jugo de maguey fermentado. Una enorme jarra de pulque —que puede ir curado con mango, piñón o apio: la imaginación no tiene límites— cuesta 40 pesos (menos de dos euros) y haría las veces de cena por su densidad. Entre recitales de poesía, actuaciones de bandas en directo y exposiciones se nos iría la noche en este local de tres plantas con terraza en lo alto. Pero sería una pena no visitar otro local más, que después nos dejará un grato recuerdo: el Pinchevenancio. Así bautizaron el artista español Miguel Ezpania y su pareja chiapaneca Jeanett al bar que abrieron en la Colonia Narvarte, una de las más manejables de la metrópolis. Anclada en los pasados años cincuenta, de casas bajas y árboles centenarios, a la Narvarte le ha brotado este punto de encuentro que además cuenta con su teatro-búnker, abierto a música en vivo y a las propuestas artísticas de la gente del barrio, pero también a estrellas como la actriz venezolana Teresa Selma, quien a sus 87 años sigue representando allí el monólogo La muerte burla burlando. No es raro acabar allí la noche bebiéndose una cerveza artesanal mexicana o una copa de licor de chile ancho acompañada de unas patatas bravas cuya salsa competiría sin temor con la de muchos locales madrileños. Y es que en la Ciudad de México cualquier idea alocada se acaba haciendo realidad.

CÚPULAS, LIBRERÍAS Y EL ZÓCALO 
Las mejores vistas. Mónica Unikel es chilanga (así se llama a los oriundos de Ciudad de México). En 2010 se hizo cargo de dinamizar la sinagoga histórica askenazi de la calle de Justo Sierra y convertirla en un centro cultural. Conoce muchos secretos del centro de la ciudad; por ejemplo, dónde se encuentran las mejores panorámicas. “Para obtener excelentes vistas a las ruinas del Templo Mayor y de la catedral, recomiendo acudir a El Mayor, un restaurante con terraza techada en la parte alta de la librería Porrúa, situada en la esquina de las calles de Argentina y Justo Sierra”.
“En los grandes almacenes Sears, en avenida de Juárez, no hay más que subir al café Don Porfirio, en la séptima planta, para disfrutar de las espectaculares panorámicas de la cúpula del Palacio de Bellas Artes. También se me viene a la cabeza el restaurante La Casa de las Sirenas, en la calle de Guatemala, donde las tortillas se hacen al momento. Se encuentra a espaldas de la catedral, cuyo campanario es otra atalaya perfecta para abarcar la ciudad. En la calle de Guatemala está también el Centro Cultural de España, que tiene un restaurante en una terraza increíble con vistas al Zócalo. Y luego están dos nuevos hoteles con terrazas en la azotea: el Mexiqui y el hotel Domingo Santo, desde cuya coctelería se ve la plaza de Santo Domingo”.
“Ya bajando de las alturas, me gusta siempre pasar por la calle Santísima, donde se establecieron los oaxaqueños que migraron a Ciudad de México. Muchos siguen hablando zapoteco y mixteco entre ellos. Por eso allí se encuentran las mejores quesadillas y tlayudas [tortillas de maíz oaxaqueñas] de la capital.”

CANTINAS
Botanas, bigotes y luces de neón. David Lida es escritor. Nació en Nueva York y su último libro es Circunstancias atenuantes (Tusquets). Estableció su hogar en Ciudad de México en 1990, y cuando tiene la ­oportunidad de mostrar la urbe a un viajero no lo duda: le lleva a visitar cantinas. “Aunque son lugares sin ostentación, iluminados por fluorescentes, con paredes de estuco pintadas de color fruta tropical, tienen mucha personalidad”.
“En una ciudad famosa por la desigualdad económica, las cantinas son las instituciones más democráticas. Atraen a un público heterogéneo: por allí pasan burócratas en trajes de poliéster, a veces solos y a veces con mujeres maquilladas de modo extravagante que no son sus esposas. También se ven hombres con bigotes gruesos y botas gastadas, que parecen recién llegados del rancho. Universitarios con tatuajes y piercings, hombres rapados que podrían ser policías, ladrones o las dos cosas. Los sábados por la tarde, algunas cantinas atraen familias enteras, con niños y abuelos”.
“Se puede comer gratis si pides unas copas. Dentro del horario convencional de comidas, que resulta ser cualquier momento entre las dos y las cinco de la tarde, mientras no dejes de pedir alcohol te siguen regalando botanas, el equivalente mexicano de las tapas. Con frecuencia hay seis o siete platos distintos para elegir. Algunas de las mejores y más abundantes botanas se sirven en el Salón Montecarlo (calle Revillagigedo 52, Centro Histórico), La Mascota (Mesones 20, Centro Histórico) y el Salón Casino (Doctor Vértiz 199, Colonia Doctores).”